Don’t stop working for it

Anteriormente no lo había mencionado en voz alta pero confieso que cuando crucé las puertas automáticas del aeropuerto JFK, estaba asustada.

Lo divertido de esto, es que el miedo no me paralizó, de hecho, me empujaba a vivir y tener la experiencia que por muchos años había soñado y que sólo hasta ese momento se materializaba ante mi.

Sigue leyendo “Don’t stop working for it”